Tratamiento de la afasia

La afasia es un trastorno del lenguaje que se produce cuando se daña la zona del cerebro que procesa el lenguaje. La mayoría de las personas que sufren un accidente cerebrovascular deben hacerse exámenes de afasia. Un especialista en la rehabilitación del habla (fonoaudiólogo) colaborará estrechamente con el paciente. El objetivo principal de la fonoaudiología es ayudar al paciente a comunicarse. Durante la rehabilitación, el fonoaudiólogo trata de hallar y mejorar los puntos fuertes del paciente. También intenta mejorar la comprensión entre el paciente y su familia.

Fonoaudióloga trabajando con una mujer.

Pruebas de uso del lenguaje

El fonoaudiólogo necesita saber si el paciente entiende las preguntas y puede contestarlas correctamente. Es posible que el paciente deba responder preguntas de respuesta sí/no, o bien decir su nombre o el nombre de objetos comunes. Si el paciente responde con facilidad, el fonoaudiólogo determinará si existen problemas en los patrones y el contenido del habla. Es posible que también se le pida a la persona que siga instrucciones. Por ejemplo, podría decirle: “Abra el libro en la página 5”. En algunos casos se comprobará también la capacidad de lectura, escritura y aritmética.

Mejora de la comunicación

La rehabilitación se centra en ayudar a la persona a usar y comprender de nuevo el lenguaje. Trabajar con tarjetas puede ayudar a mejorar la habilidad verbal. Es posible que el paciente deba nombrar objetos y hallar el contrario de ciertas palabras. El fonoaudiólogo ayuda a los pacientes a encontrar maneras de compensar las habilidades del lenguaje perdidas. En algunos casos, la persona podría tener hacer un gesto con el pulgar hacia arriba o guiñando un ojo para decir “sí” o “no”. La familia suele participar en esta parte de la rehabilitación. Consulte con el fonoaudiólogo para que le aconseje cómo puede ayudar al paciente.

Cómo ayudar al paciente

Intente estos consejos para ayudar a un paciente con afasia:

  • Siempre que el paciente intente hablar, anímelo a hacerlo.

  • Intente comprender lo que trata de decir el paciente, aunque use palabras inventadas.

  • Hable despacio y con claridad.

  • Use palabras comunes, pero no hable como si la persona no entendiera.

  • Hable con oraciones simples. Exponga una sola idea o acción a la vez.

  • Haga preguntas que puedan contestarse con un “sí” o un “no”.

  • Dele tiempo al paciente para asimilar la pregunta y responder.

  • No hable por el paciente, a menos que sea necesario.

  • Mantenga al paciente informado y hágalo participar. Tampoco hable como si no estuviera presente.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.